¿Quien soy?

Cuando tienes una pasión y la haces realidad, la felicidad se toca con las manos. Almudena

Mi nombre es Almudena, soy madrileña de nacimiento y extremeña de adopción. 

Antes de yo llegar a casa, ya había una perra con mis padres, su nombre Arauca, era una Setter Inglesa, una santa. La perseguía por todos los lugares de la casa para estar junto a ella, cuando ya se sentía acorralada y aburrida de mí, se metía bajo una silla, miraba a mis padres con una cara de pena impresionante y lo máximo que hizo fue gruñirme.

Gracias a ella y al gran amor que mi padre me inculcó por todo “bicho viviente”, me han convertido en una persona que no concibe su vida sin animales, ya sean perros, gatos, sobre todo, pero por casa han pasado un sin fin de criaturas que me han hecho inmensamente feliz.

En casa siempre ha habido perros pero la primera westie apareció por casualidad y me enamoró sin remedio. Con ella comenzó el rum rum en mi cabeza y mi sueño fue tomando forma.

Gracias a ella, a mi padre que desde allá donde se encuentre me está mandando fuerza e ilusión, y al apoyo y trabajo de mi madre, el sueño de hacer realidad la Cría del Westie en casa, se está haciendo realidad. 

Desde aquí quiero dar las gracias a todos y cada una de las personas que han pasado por  mi vida desde que empecé, a los que llegaron y se bajaron en alguna parada del tren, a los que subieron y aún siguen, por sus enseñanzas, por su apoyo y por su ayuda. Pero sobre todo a mi madre que está ahí codo con codo conmigo, ayudándome, alentandome y apoyándome. Sin su paciencia y apoyo este sueño no podría haberse convertido en realidad.

Por último muchas gracias a tod@s los que confiaron en nuestro trabajo y le hicieron un huequito en su familia a alguno de los cachorros que han nacido en casa y que con tanto amor y cariño hemos criado.

Almudena

La Arauca

Ella fue mi primera perra, o yo su primera humana pequeña. Siempre cuidó de mí, estuvo alerta que nadie se acercara más de lo prudente. Soportó mis tirones de pelos, de lengua, cuando aún sin andar, a culetadas (yo nunca gatee), la perseguía incansable. La pobre se escondía debajo de una silla y me gruñía mirando desconsolada a mi padres.

En esta foto soy la pequeñaja que está sujetando al cordero como si no hubiera un mañana. Estábamos en la tierra de mi madre Alcázar de San Juan (Ciudad Real) en casa de unos tíos suyos que tenían ovejas.

Mi primera camada

Aquí estoy con mi madre, Carmela, mi gran apoyo y mi gran pilar, siempre, y más desde que mi padre se fue allá por el año 1998. Esta fue mi primera camada, seis hermosos cachorros de mastin, hijos de la Quichi, una perra que siempre fue nuestra fiel guardiana.

Tontin y Golita

Ellos son dos de los seis cachorros de esa primera camada. Tontin se lo pusimos porque nació el primero y le costó mucho aprender a mamar. Eran la noche y el día, ella lista y un trasto, el tranquilo y buenooooooo…

Peluso

Es mi primer gato, me lo dieron con siete dias y lo saqué adelante a biberon… estuvo conmigo 18 años. Era un bendito, no cariñoso, pero crió y educó a muchos de mis perros en casa. 

Mi primera Exposición Canina

Tontín, sin yo pensar que iría a más exposiciones, fue el primer perro al que acompañé al ring, en Zafra, el año no lo recuerdo pero debía ser el 85 – 86. Quedó mejor cachorro de raza. Mi pequeñajo, fue uno de mis compañeros de mi infancia.

La Greca

Qué decir de esta perra… La saqué adelante a biberon recien nacida, era una camada grande y no querían que la madre tuviera tanto cachorro. Fue increíble lo cazadora que era pese a yo no serlo, se iba ella por su cuenta a los cotos de caza, bastante lejos de caza. Estuvo conmigo 13 años. No creo que tenga una perra tan simpática, gamberra y que me haya hecho tantos destrozos… pero la adoraba.

Inseparables

Aquí la Greca y yo con unas pintas increíbles. Siempre juntas. Con trece años en una de sus multiples aventuras de caza, la atropelló un coche… me costó encontrarla, me la traje a casa y la tengo aquí enterrada. Ahora recordándote Greca… Me emociono, porque yo ejercía de madre con ella y mi padre era su amor… A mi padre lo adoraba y a mi me veía como la bruja que siempre la reñía.

Mi pasión por los animales

Cómo no iba a ser de otra manera a mi me gustan todos los animales… Este chiquitin es de las vacas del padre de mi amigo Javi que a veces había alguno que había que sacar adelante. Tengo la suerte tener varios amigos a los que el campo les gusta mucho, en su momento fue Javi, también Cisco, Nacho y Rafa… Ellos me acompañaron y les acompañé en sus aventuras a caballo y en dar de mamar a becerros, ovejas, cabras, potros…  Gracias chicos porque me hicisteis pasar unos años increíbles.

Mi casa, mi refugio

Así era mi casa recien hecha, hoy por hoy todos los arboles que veis tan pequeños, tapan esas vistas… Es mi refugio y el lugar donde he pasado casi toda mi vida. Es donde siempre quiero llegar para descansar. Aunque ahora trabaje mucho en ella. Es también el  nexo de unión con mi padre que ya no está y que la diseñó, plantó cada arbol con la ayuda de mi madre y mía.

Mi padre

Él siempre fue y será un gran pilar en mi vida. Estuvo a mi lado muy pocos años, dentro de tres años hará más años que estoy sin en él que con él. Pero esos años que compartimos fueron irrepetibles y pese a que ahora no puedo abrazarlo, siento que siempre está ahí.

Luna de Media Noche era un programa suyo de radio cuando estudiaba en Salamanca.

Él fue quien me inculcó el amor por los animales, el respeto, el cariño, las ganas de vivir y el espirítu emprenderdor.

Era el optimismo personificado y gracias a tí papá soy lo que soy.

Te quiero, te extraño allá donde estés.

Pin It on Pinterest